Grolar: teatro y virtualidad

Los últimos dos fines de semana (viernes y domingos) de Agosto tuvieron lugar las primeras obras de la plataforma virtual Tan Cerca. Tan Cerca experimenta las posibilidades escénicas, artísticas y performáticas en el marco de la virtualidad. Se transmiten obras de teatro en vivo a través de internet creadas especialmente para este soporte. Nuestra corresponsal Sofi Kauer comparte reflexiones acerca de esta experiencia.

 

 

 

 

 

El oso grolar es un hermoso híbrido natural que las condiciones actuales de nuestro planeta hicieron entre el oso grizzli y el oso polar.

La primera pregunta que se desprende después de haber visto 3 de las 4 obras emitidas en el marco de la plataforma virtual de teatro Tan Cerca es acerca de la hibridación. Tan Cerca invitó a artistas que trabajan desde la escena a experimentar sobre el teatro en el contexto actual donde todxs estamos simultáneamente en la realidad como en la virtualidad. Ello exige desprenderse de la tradición de pensar al teatro desde la necesaria presenciabilidad de los cuerpos de los que actúan y de los que miran.

Los Persas. Baró Cutró

Hacer un click y verse arrastrado a otra temporalidad. El teatro, en estas últimas décadas, ha salido de las salas y espacios convencionales a espacios no convencionales interviniendo sorpresivamente en la vida cotidiana con una propuesta de orden artístico-estética allí donde no era esperada. La plataforma Tan Cerca lo hace pero sin sorpresa, sino cuidando la clásica propuesta de la decisión de ver o no teatro, pero dándote la posibilidad de que la decisión sea ver o no ver y no la de ir o no ir.

La plataforma propone obras de teatro que han sido pensadas desde sus procedimientos y elecciones para este nuevo y particular soporte, generando así  hibridos extraños entre teatro/cine/videoTuber/redes.

Nuestro horizonte actual está mediatizado por redes y espacios virtuales. Las obras vistas en Tan Cerca no tenían (únicamente) una propuesta dramatúrgica pensada desde la transposición de los clásicos de Homero, Esquilo, Euripides, sino que aparte de ese gesto de tomar libremente los clásicos, también se tomaba libremente al lenguaje del teatro, habilitando nuevas preguntas y cuestionamientos sobre las perspectivas en las que iba a ser visto, preguntas sobre el video, quién filma, el lugar de las cámaras, de los ojos, de los celulares.

Medea Virtual. Carolina Defossé

Aparecieron también preguntas por la técnica, la posibilidad de streamear,  por las imágenes, las luces, los sonidos, preguntas sobre el cuerpo presente/ausente del actor o del usuario, todo esto confluyendo en una experiencia teatral nueva performática virtual/real tanto para los que miran como, seguramente, en la elección de procedimientos para los artistas que realizaron las obras.

Las obras vistas fueron Medea Virtual de Carolina Defossé; hibrido cercano entre el cine y teatro. La obra presentaba detalles, primeros planos que el teatro nunca deja ver, al mismo tiempo  que desarrollaba un dramatismo teatral desde el uso del texto que raramente el cine abarca. Fue filmado en una sala de teatro, La Sede, dando cuenta aún más la hibridación entre lo que esta fuera y dentro del teatro.

Selfie Prometeo. Marcos Perearnau con Ariel Arguello

Selfie Prometeo de Marcos Perearnau; híbrido cercano entre el teatro y las redes. Todas las redes sociales te dejan contar 24 hs tu vida. Teatro, redes, vidas, streamear lo que me pasó, lo que soy, lo que estoy pensando, lo que quiero que veas, lo que nadie ve.

Los persas: una campaña desmesurada de Paula Baró y Cristian Cutró obra hibrido yuotube/teatro que crea ficción, juego, chiste, mezclándose con la complejidad de la realidad política y social actual. Y por último, Enredada de Jimena Civelli, no la vimos pero nos queda la pregunta sobre qué tipo de hibrido habrá construido.

Enredada. Jimena Civelli

Hay que explotar las posibilidades de estas nuevas naturalezas entre teatro y los nuevos modos virtuales de generar imágenes/obras/escenas. El oso grolar es precioso, es de color degradé: El teatro también puede tener degrades en sus hibridos,  que no degrada en tanto pérdida de identidad o desgastando las cualidades que lo hacen/hacían único, sino que puede tener sus degradé hacia otras formas, modos, colores. Pensar el degradé no como degradación sino desde la terminología técnica visual de conocer y visibilizar mayores rangos de todo lo que un color (o un teatro) es y despliega en sus posibilidades de ser.

 

Por Sofi Kauer