Megan Boyle: voy a pensar en cosas interesantes para ustedes

Megan Boyle es una joven artista norteamericana, que lleva un liveblogging,  y me ayuda a definir el concepto de #MuyCualquierCosa. Mi encuentro con ella fue a través de un libro suyo que me recomendó amigo. En la Feria de Editores, me encontré con el título en el stand de la editorial Dakota: “Antología de entradas inéditas del blog de un empleado mexicano de panda express”. Comparto una traducción que hice de uno de sus artículos para quienes no la conocen, a ver si les parece #muycualquiercosa. Por Oli Rennison

40916_151022498242201_100000033566034_470248_7493406_ns

Cuando empecé a gogolear a Megan Boyle me pareció curioso que su información no está todo junta en ningún lugar, sino que está desparramada en distintas páginas, notas, etc.; y paralelamente me di cuenta que todos los artistas que me gustan están desparramados por la web y yo voy armándome mi propio collage para consagrar al “artista” dentro del universo de cosas que me gustan.

Una de los artículos que más me impacto y por la cual la vínculo con “muy cualquier cosa” es: “Future parts of the human body” en la revista Vice, donde Boyle escribe una columna semanal llamada “Boyle’s brain”. Acá va el artículo traducido.


 

3 de Noviembre del 2011

Partes del cuerpo humano del Futuro/

Megan Boyle.

Revista Vice,

Traducción: Olivia Rennison.

26 de Agosto, 2016.

 

Hola persona leyendo esto:

Mi nombre es Megan. Tengo 26. Soy bastante torpe para decir “hola” y “chau” a las personas. Los resúmenes tampoco son un área donde me destaco. Voy a tratar de pensar en cosas interesantes para escribir en esta columna cada semana. Esta columna va a ser sobre cosas que me gustan y que creo que a otras personas también les puede gustar. Se llama “El cerebro de Boyle” porque mi apellido es “Boyle” y mi cerebro es quien me dice lo que me gusta y lo que es interesante. Acá va como fue el proceso de escritura de este párrafo:

Esta columna va a ser sobre cosas que pienso, pero estoy

Con estas cosas en la cabeza:

Es raro porque creo que la vida no es solamente

Mi nombre es Megan, tengo 26 años.

No estoy segura si sentirme rara haciendo introducciones y despedidas es

Voy a pensar en cosas interesantes para ustedes.

En la universidad siempre escribía las introducciones y las despedidas a lo último. Estaría bueno tipo,

Soy Megan.

images (16)

Partes del cuerpo humano del futuro.

Comida Cerebral:

Mi búsqueda de lo que quiero comer exactamente a veces se transforma en  películas en cámara lenta. La mayoría terminan conmigo en un Quiosco, re-inspeccionando seis paquetes de helado, decidiendo que debo haber confundido “hambre” con otra cosa. La comida cerebral va a volver obsoletos los eventos como este, a través de tomar todas las decisiones relacionadas con la comida. Va a estar localizado adentro de la lengua. La mayoría de la gente ni siquiera va a saber que está ahí debido a su perfecta comunicación con el otro cerebro. La gente va a hablar de la fibra con convicción. Comida cerebral se va a conectar a la corteza visual, el hipotálamo y lo que sea que ha estado haciendo que las cosas sucedan en el universo desde el Big Bang.

Bolsillos

Los cuerpos van a tener más opciones de almacenamiento. Los bolsillos van a ser considerados accesorios normales del cuerpo como las pecas. Sus beneficios parecen ilimitados. Las personas se van a llamar entre ellas ” Hot Pockets. ” Un paquete de cigarrillos ocultos en un bolsillo superior del brazo da un efecto de James Dean. Guardar un pequeño dispositivo de audio en el bolsillo y grabar en secreto tu piel. Ocultar tu pájaro. Añadir variedad a tu vida sexual. Gran forma de derretir el caramelo.

“Overdrive”[1] de orgasmos.

Los buenos orgasmos se sienten como mil Oprahs atacándome con una fiesta sorpresa cada año hasta que me muera, todo junto. Los orgasmos mediocres se sienten como finalmente darse de baja de la cadena de mails de Amazon.com. Ambos orgasmos se van tan pronto como llegan: los buenos dejan una sensación de resplandor o de siesta, los mediocres dejan realmente darse de baja de la cadena de mails de Amazon.com. El orgasmo Overdrive será un bulto de tejido del tamaño de una moneda ubicado en el techo de la boca. No mejorará la calidad de los ya de por si buenos orgasmos, aunque con la práctica se podrían prolongar. Su función principal será captar los orgasmos mediocres inminentes y acelerar rápidamente su calidad. Unos momentos antes de clímax, el tejido se hinchará y si se toca ligeramente se puede ir a hacer otra cosa en unos pocos minutos.

Colas.

Tener colas sería copado.

Miembro 4-D, sensor de tiempo.

Este nuevo miembro va a salir del cuerpo en todas las direcciones. Se parece a una larga línea de versiones de vos, tamaño real, en cada momento que tuviste o vas a tener desde que naces hasta que te morís. Parece que se mueve pero no. Desaparece si dejas de pensar en él. No va a entrar en la mayoría de los placares. Bastante útil si alguna vez necesitas estar en otro lugar. Provee material para trucos de “replay instantáneo” en fiestas.

Pileta Interna.

Cuando era una niña pensaba que todos los edificios con más de dos pisos tenían piletas escondidas.  Se suponía que no tenía que saber de las piletas porque era “cosa de adultos”. La pileta interna va a estar localizada en el interior de la oreja, debajo de la cóclea. Va a ser igual que una pileta normal. Las piletas van a ser distintas en cada persona. Podes nadar en la pileta normalmente.

Desechos animados del cuerpo.

Esto incluye cualquier cosa que se exhale, caiga, desconche, descascare, reviente, abra o sea expulsado del cuerpo en cualquier otra forma. Va a verse en 2-D o 3-D y animado pero no necesariamente irreal. A veces puede ser un dibujo de cómo se veía antes de entrar en contacto con tu cuerpo. A veces puede ser un yunque o un piano. También puede haber algunos gifs animado, depende de lo que comiste.

5381566567_e9ebb3dfbb_o-530x366Abandono forzoso del monólogo interno.

Los músculos y las articulaciones crujen y a veces el aire pasa a través de mi cuerpo en formas socialmente inaceptadas, pero más allá de eso mi cuerpo es bastante físicamente silencioso. El sonido que produce mi cerebro es inaudible pero yo lo vengo escuchando desde hace bastante tiempo. Cuando vivía sola parecía fácil deslizarme hacia largos períodos sin bañarme y escucharme pensar, casi sin tener contacto con el exterior. Inevitablemente me encontraba a mí misma comiendo mostaza con las manos o algo similar, y tenía que comenzar el proceso de reinserción a la vida. Sentarse y pensar “forzar apagado” (y como manteniendo apretado porque tarda unos segundos en empezar) podría haber sucedido tranquilamente en un estadio temprano de una pantalla congelada mental, en vez de ir por un tour de cuatro días por tu departamento terminando con tus manos en la mostaza.

Cráneo memorioso de espuma.

El chico que se sentaba atrás mío en las clases de geometría del secundario periódicamente se rascaba la cabeza con arranques violentos. A veces hacía ruidos extraños. Una vez dijo “Me pica el cerebro”. He trato de sentir picazón en mi cerebro cuatro veces desde que empecé a escribir este párrafo. La picazón es una sensación muy real e inquietante. Mi cráneo está protegiendo mi cerebro de mi misma. Además de ser uno de los órganos más importantes del cuerpo, el cerebro es el más blandito. Esto pareciera un error arquitectónico importante. El resto del cuerpo son cosas duras bordeadas por cosas blandas, porqué cambiar en la parte de arriba? La memoria espumosa es quizás el material más empático físicamente. Inmediatamente capta tu molde y está atento tus cambios de peso. Los cerebros quieren que las cosas los escuchen.  Para que el “Cráneo memorioso de espuma” no sea “Cabeza blanda fácilmente aniquilable”, los cerebros van  a tener que ser de un material más duro y protegido, lo que probablemente los haga relajarse y dejar de demandar picazón imposible.

[1] Overdrive (cuya traducción sería simplemente “sobrecarga”) es el término inglés empleado en música, principalmente rock para denominar la distorsión controlada del sonido de ciertos instrumentos, normalmente guitarras eléctricas, con el fin de dotarles de cierta riqueza o un sonido más característico de la música popular moderna.

por Oli Rennison, artista participante del Consulado de Artistas

Escribinos