Una residencia que acude en socorro del artista herido, perdido, que está en peligro de perder su rumbo. Se presenta como un espacio de contención y rehabilitación donde el artista decidirá que hacer con ese síntoma que le aparece reiteradas veces, pero que no sabe que es, ni de donde proviene. Un espacio para conocer su propio diagnostico y pronosticar una cura de palabra. Algo intimo para celebrar. Contención las 24 hs.

Desde mayo de 2020 el área de Perfomediáticas lleva a cabo la Residencia Primeros Auxilios, apuntada a artistas de todo tipo que deseen pasar por un espacio de reevaluación de su deseo y ver su obra desde un nuevo punto de vista.

El primer artista invitado para ser sujeto recipiente de este proceso fue Leo Rueda, fotógrafo y artista visual de Virrey del Pino. Su serie de fotografías de trabajadores esenciales y precarios, cartoneros, periferícos, evidencian la realidad de muchas personas en el día a día sin embellecer o romantizar su humildad. No son una expresión de sus carencias o infortunio, ni de un esfuerzo noble en sus circunstancias, sino una postal vis a vis del encuentro entre dos personas que comparten un espacio. Siendo oriundo del far west bonaerense, no se olvida que estar detrás de la cámara no le confiere estatus o poder, ya que a quienes captura son más cercanos a él que lejanos. Su trabajo como retratista se enfoca en entablar una relación con el sujeto, y a veces hasta de darle la elección de cómo ser registrado, evidenciando su relación con la imagen propia. Su obra explora la identidad conurbana trabajadora, el rol del artista inserto en la comunidad que decide representar sin escapar de ella, cómo es la expresión de un otro en común con un yo, y la idiosincracia que se genera en la periferia que le es central a une. Es una meditación sobre la naturaleza del territorio, la identificación y la comunidad.

persona_con_carro_y_perro-min.png